KARL R. POPPER Y SU TEORIA DEL FALSACIONISMO (2022)

Dr. Ramón SantanaCabrera

El ensayobasado en el libro de Karl R. Popper "La lógica de la investigacióncientífica", se realizó con el propósito de usarlo como parte inicial delmarco teórico de la investigación de nuestra tesis doctoral. Al publicarlo poreste medio, nos anima el deseo de darlo a conocer, como parte del análisis quehiciéramos de cada autor considerado y destacar sus aportes particulares a lafilosofía científica, iniciando por supuesto con K. R. P. Dado que fue elprimero en el orden y, hasta cierto ponto, el más connotado de los pensadoresconsiderado. Preferimos divulgarlo de este modo, porque albergamos el deseo dehacer un estudio más profundo en el futuro de la etimología científica,tomando a los autores más representativos del método científico y para ello,partiremos del enfoque y el alcance logrado en la tesis realizada. Pretendemosque nos sirva de plataforma para el logro de propósitos mayores, que puedan serconocidos y aprovechados por un público más amplio y cuya utilidad se expreseen el uso y aplicación en investigaciones científicas futuras.

1.KARL R. POPPER Y LA TEORÍA FALSACIONISTA

1.1. INTRODUCCION

Kart R. Popper constituye el más altoexponente en materia de estudio de la epistemología científica, su importanciaintelectual adquiere una dimensión inigualada por el impulso que le dio alrazonamiento lógico y al método deductivo. Fue un apasionado combatiente en contradel método indutivista, al que le restaba rigor científico, esto lo llevó adedicarle largas horas de investigación para producir innumerables páginas conlas que procuró demostrar su inconsistencia como propuesta teórica.

Muchosinvestigadores se han apoyado en su teoría para realizar sus investigaciones ylos círculos académicos conservan el respeto por su trabajo intelectual. Unatesis con la orientación que sigue la presente, no tendría valor alguno sipasara por alto al falsacionismo formulado por Kart R. Popper. El falsacionismocomo teoría tiene el valor de proponer una manera de comprobar la verdadcientífica, con ella se puede estar o no de acuerdo, pero tiene el merito deque la base de sustentación, los argumentos que el autor ha presentado, no escosa que se pueda despachar con un simple no estoy de acuerdo o con una simpledeclaración de desacuerdo. Es una teoría que exige la separación en sus diferentes partes y el análisis enprofundidad de su contenido.

Bastaobservar la referencia que hacen otros autores en sus formulaciones teóricas,para entender las dimensiones alcanzadas por el falsacionismo. Lakatos sefundamentó en el falsacionismo para desarrollar sus programas de investigacióncientífica, Feyerabend adversó a Lakatos considerando las modificacionesformuladas al falsacionismo y Thomas S. Kuhn tubo notables discusiones conPopper respecto a la lógica de la investigación científica. Todos estoselementos son los que justifican que este enfoque epistemológico reciba un tratamientode primer orden y que se procure conocer en toda su extensión.

1.2.EL PROBLEMA DE LA INDUCCION

Popper vivió en una época de grande pensadorespero a poco se les puede comparar con él en su producción intelectual y en la trascendenciade su obra. En su larga trayectoria como intelectual y académico, produjo unacantidad significativa de obras filosóficas, sociológicas y de carácterpolítico; pero más que todo, de carácter gnoseológica y epistemológica. Su obrafundamental lo constituye “la lógica de la investigación científica”, en la queexpuso su tesis sobre la falsabilidad, la cual es objeto de análisis en, suparte fundamental, en este texto.

Desde muy joven, se ganó el respeto dela comunidad académica con sus reflexiones de carácter filosóficas, y tambiéncon su notable participación en eventos académicos, o por las posturasadoptadas en momentos determinados. El peso de su autoridad quedó establecidoen 1934, con la publicación de su obra más importante y de la cual ya se hahecho mención. El rigor expositivo y el estilo polémico, acompañado de uncarácter firme, se manifiesta con mucha claridad en sus escritos

El hombre de ciencia, ya sea teórico oexperimental, propone enunciados —o sistemas de enunciados— y los contrastapaso a paso. En particular, en el campo de las ciencias empíricas construyehipótesis —o sistemas de teorías— y las contrasta con la experiencia por mediode observaciones y experimentos. Según mi opinión, la tarea de la lógica de lainvestigación científica —o lógica del conocimiento— es ofrecer un análisislógico de tal modo de proceder: esto es, analizar el método de las cienciasempíricas. Pero, ¿cuáles son estos «métodos de las ciencias empíricas»? Y, ¿aqué cosa llamamos «ciencia empírica»? (Popper p.27).

El texto seleccionado es de la obracitada y sienta cátedra en la ciencia del método. Este primer criterio lo lleva a examinar unproblema muy propio de su época, la validez del método inductivo como métodocientífico de investigación. Este problema no ha sido aun superadodefinitivamente y, hoy, para muchos investigadores, es un método más de los quepueden usarse en la investigación científica. Pasan por alto las discusionesacadémicas y las puntualizaciones sobre el método en particular y manejan estosasuntos como viejas polémicas académicas y no más.

Popper Inicia una revisión de la postura teórica de esosaños en relación al método científico, particularmente este de la inducción,enfrentando la aseveración de que la lógica de la investigación científica esidéntica a la lógica inductiva y expresaque, a una inferencia cuando pasa de enunciados singulares oparticulares a enunciados universales, expresado como hipótesis o teoría, es alo que se llama corriente inductiva. Sostiene en ese sentido que: “dista muchode ser obvio que estemos justificados al inferir enunciados universalespartiendo de enunciados singulares, por elevado que sea su número; puescualquier conclusión que saquemos de este modo corre siempre el riesgo deresultar un día falsa” (ibíd.).

Plantea que el problema de la inducciónestá en cómo establecer la verdad de los enunciados universales basados en laexperiencia. Es decir, como establecer las hipótesis y los sistemas teóricos delas ciencias empíricas, dado que para su época los inductivistas tenían laconvicción de que la verdad de estos enunciados se sabe por experiencia. Todoinforme de una experiencia, observación o experimento realizado, permanece comoenunciado particular sin alcanzar la categoría de universal, porque laexperiencia puede dar categoría de verdad a un enunciado singular; sin embargo,la verdad de un enunciado singular no lo eleva a categoría universal, lo cualsegún Popper constituye uno de los argumentos del inductivismo:

Si queremos encontrar un modo de justificar lasinferencias inductivas, hemos de intentar, en primer término, establecer un principio de inducción. Semejanteprincipio sería un enunciado con cuya ayuda pudiéramos presentar dichas inferenciasde una forma lógicamente aceptable. A los ojos de los mantenedores de la lógicainductiva, la importancia de un principio de inducción para el métodocientífico es máxima: «...este principio —dice Reichenbach— determina la verdadde las teorías científicas; eliminarlo de la ciencia significaría nada menos que privar a ésta dela posibilidad de decidir sobre la verdad o falsedad de sus teorías; esevidente que sin él la ciencia perdería el derecho de distinguir sus teorías delas creaciones fantásticas y arbitrarias de la imaginación del poeta» (Popper.Op. Cit., p. 28).

A este principio se le niega el caráctertautológico y se le exige un carácter sintético, ausente de negacióncontradictoria y lógicamente posible. Se vislumbra en ello el problema de cómojustificar racionalmente la aceptación de tal principio. El convencimiento dePopper sobre la ineficacia de la lógica inductiva en la investigacióncientífica es tan firme, que niega toda posibilidad, aun respaldada por latotalidad de la ciencia.

Algunas personas que creen en la lógica inductiva seprecipitan a señalar, con Reichenbach, que «la totalidad de la ciencia aceptasin reservas el principio de inducción, y que nadie puede tampoco dudar de esteprincipio en la vida corriente»“. No obstante, aun suponiendo que fuese así—después de todo, «la totalidad de la ciencia » podría estar en un error— yoseguiría afirmando que es superfluo todo principio de inducción, y que llevaforzosamente a incoherencias (incompatibilidades) lógicas (ibíd.).

Para Popper, aceptar el principio deinducción supone la desaparición de incoherencias inevitables, dado que talprincipio tiene que constituir un enunciado universal y si se afirma que sesabe por experiencia que tal aseveración es verdadera, reaparecerán de nuevojustamente los mismos problemas que motivaron su intuición. Tal justificaciónimplicaría la utilización de inferencia inductiva y esto nos llevaría a otroprincipio de orden superior, generando una continuidad que identifica como “unaregresión infinita”. Esto lo llevó a considerar que los problemas de la inducciónson insuperables y a negar a la inferencia inductiva, no vio la posibilidad deque pudiera alcanzarse cierto grado de seguridad o de probabilidad y apoyó sucriterio en la opinión de otro intelectual de la época que, refiriéndose a lainferencia probable, expresó lo siguiente:

Hemosdescrito —dice Reichenbach— el principio de inducción como el medio por el quela ciencia decide sobre la verdad. Para ser más exactos, deberíamos decir quesirve para decidir sobre la probabilidad: pues no le es dado a la cienciallegar a la verdad ni a la falsedad..., mas los enunciados científicos puedenalcanzar únicamente grados continuos de probabilidad, cuyos límites superior einferior, inalcanzables, son la verdad y la falsedad (Popper. Op. Cit., p.29).

Laidea de la probabilidad la rechazaba por inoportuna y por entender que con suuso ni siquiera se rozaban lasdificultades referidas, dado que asignar probabilidad a los enunciadosque se basan en inferencias inductivas, nos retorna a la justificación mediantela invocación de nuevos principios de inducción con modificacionesconvenientes, el cual también tendrá que ser justificado, generando de estemodo una regresión infinita.

Popper adelanta que pretendía desarrollaruna teoría opuesta, la cual podría describirse como: “la teoría del métododeductivo de contrastar o como la opinión de que una hipótesis sólo puedecontrastarse empíricamente y únicamente después de que ha sido formulada”. Estatesis sugiere la necesidad primaria de la Psicología del conocimiento, fundamentada enhechos empíricos, y la lógica del conocimiento, o estudio de las relacioneslógicas, para evitar un tratamiento psicológico a un problema epistemológico yviceversa

1.3.ELIMINACIÓN DEL PSICOLOGISMO

En este apartado se procura establecercon claridad su visión en torno a la tarea del científico, en donde precisa quese circunscribe a proponer teorías y contrastarlas, no entra en el interés delanálisis lógico del conocimiento el cómo se conciben las ideas, actividadpropia de la psicología empírica. El científico se interesa por lajustificación o la validez de una teoría, por ello se formula preguntas deltipo siguiente:

¿Puede justificarse un enunciado?; en caso afirmativo,¿de qué modo?; ¿es contrastable?; ¿depende lógicamente de otros enunciados?; ¿olos contradice quizá? Para que un enunciado pueda ser examinado lógicamente deesta forma tiene que habérsenos propuesto: antes: alguien debe haberloformulado y habérnoslo entregado para su examen lógico (Popper Op. Cit., p.31).

Desde el principio despeja toda dudasobre la lógica del conocimiento y establece con claridad meridiana suconcepción de la misma: “consiste pura y exclusivamente en la investigación delos métodos empleados en las contrastaciones sistémicas a que debe sometersetoda idea nueva antes de que se la pueda sostener seriamente”. Este criterio estotalmente opuesto a la consideración de los “procesos que tienen lugar duranteel estimulo y formación de inspiraciones”, que pertenecen y son tratado por lapsicología empírica. Al enfrentar esta postura, expresada como “reconstrucciónracional”, toma como ejemplo su misma obra, señalando que:

(Video) Karl Popper, Falsacionismo

En la medida en que el científico juzga críticamente,modifica o desecha su propia inspiración, podemos considerar —si así nos place—que el análisis metodológico emprendido en esta obra es una especie de«reconstrucción racional» de los procesos intelectuales correspondientes. Peroesta reconstrucción no habrá de describir tales procesos según acontecenrealmente: solo puede dar un esqueleto lógico del procedimiento de contrastar.Y tal vez esto es todo lo que quieren decir los que hablan de una«reconstrucción racional» de los medios por los que adquirimos conocimientos (ibíd.).

Rechaza de plano que se pueda considerarun método lógico de tener nuevas ideas o que se pueda reconstruir lógicamenteel proceso implicado. Al mismo tiempo establece que todo proceso creador contiene un elementoirracional o una intuición creadora, que se apoya como la introyección enelementos provenientes de fuera.

1.4.CONTRASTACIÓN DEDUCTIVA DE TEORÍAS

Al dejar sentado sus diferencias condeterminadas consideraciones teóricas, adelanta que el método de contrastarcríticamente las teorías y de escogerlas, teniendo en cuenta los resultadosobtenidos en su contraste, procede del modo que se indica a continuación:

Unavez presentada a título provisional una nueva idea, aún no justificada enabsoluto – sea una anticipación, una hipótesis, un sistema teórico o lo que sequiera -, se extraen conclusiones de ella por medio de una deducción lógica:estas conclusiones se comparan entre sí y con otros enunciados pertinentes, conobjetivo de hallar las relaciones lógicas (tales como equivalencia,deductibilidad, compatibilidad o incompatibilidad, etc.) que existan entreellas (Popper Op. Cit., p. 32).

Entiende evidente cuatro procedimiento dellevar a cabo la contrastación de una teoría: en primer lugar identifica lacomparación lógica de las conclusiones unas con otras, a esta le sigue elestudio de la forma lógica de la teoría, cuyo objeto es determinar su carácter;continua con la comparación con otras teorías, con el propósito de “averiguarsi la teoría examinada constituiría un adelanto científico en caso de quesobreviviera a las diferentes contrastaciones a que la sometemos” (ibíd.) y,por último, se realiza la contrastación mediante el uso de la aplicaciónempírica de las conclusiones que pueden deducirse de ella. Tomando este últimocriterio se procura determinar si tal teoría satisface los requerimientospráctico o teórico en cuestión. Pero, será necesario hacer uso de enunciadospreviamente aceptados los cuales ayudan a deducir de las teorías a contrastarenunciados particulares, a los cuales llama “predicciones”. Esto se puedecomprobar en el siguiente texto:

Lo que se pretende con el último tipo de contrastemencionado es descubrir hasta qué punto satisfarán las nuevas consecuencias dela teoría —sea cual fuere la novedad de sus asertos— a los requerimientos de lapráctica, ya provengan éstos de experimentos puramente científicos o de aplicacionestecnológicas prácticas. También en este caso el procedimiento de contrastarresulta ser deductivo; veámoslo. Con ayuda de otros enunciados anteriormenteaceptados se deducen de la teoría a contrastar ciertos enunciados singulares—que podremos denominar «predicciones»—; en especial, predicciones que seanfácilmente contrastables o aplicables. Se eligen entre estos enunciados los queno sean deductibles de la teoría vigente, y, más en particular, los que seencuentren en contradicción con ella (ibíd.).

A partir de ahí se toman decisiones conlos enunciados deducidos mediante comparacióncon los resultados de la aplicación práctica de experimentos. Se hacenotar que si la conclusiones singulares resultan ser aceptables, o verificada,la teoría en cuestión “ha pasado con éxito las contrastaciones (por esta vez):no hemos encontrado razones para desecharla. Pero si la decisión es negativa, osea, si las conclusiones han sido falsadas, esta falsación revela que la teoríade la que se han deducido lógicamente es también falsa” (Popper Op. Cit., P.33). Deja claro que toda decisión positiva es temporal y que es de esperar queotras decisiones negativas la derroten en el futuro. Sin embargo, mientrasresistas otras contrastaciones rigurosas y bien llevada, estará demostrando sufortaleza, lo que llama corroboración por la experiencia.

Niega toda posibilidad de pasar de unrazonamiento de la verdad de enunciados singulares a la verdad de teoría.Entiende que una conclusión verificada no da lugar a establecer que unasteorías sean verdaderas o probables.

1.5.EL PROBLEMA DE LA DEMARCACIÓN

Alreferirse a la demarcación, establece de entrada que su rechazo a lainducción es porque no proporciona un criterio de demarcación apropiado. Entiendeque se debe “encontrar un criterio que nos permita distinguir entre lasciencias empíricas, por un lado, y los sistemas metafísicos, por el otro” (PopperOp. Cit., P.34). Supone que los empiristas positivistas se aferran al método dela inducción porque creen que este es el único método que puede proporcionarleun criterio de demarcación apropiado. Almenos, se establece una notable diferencia entre los antiguos positivistas ylos modernos, ya que los primeros aceptaban únicamente como científicos losconceptos que derivaban de la experiencia; es decir, “aquellos conceptos queellos creían lógicamente reducibles a elementos de la experiencia sensorial,tales como sensaciones (o datos sensibles), impresiones, percepciones, recuerdosvisuales o auditivos, etc” (ibíd.). En relación a estos últimos, establece losiguiente:

Los positivistas modernos son capaces de ver con mayorclaridad que la ciencia no es un sistema de conceptos, sino más bien un sistemade enunciados. En consecuencia,están dispuestos a admitir únicamente como científicos o legítimos losenunciados que son reducibles a enunciados elementales (o «atómicos») deexperiencia —a «juicios de percepción», «proposiciones atómicas», «cláusulasprotocolarias» o como los quieran llamar—. No cabe duda de que el criterio dedemarcación implicado de este modo se identifica con la lógica inductiva quepiden (ibíd.).

Ve la búsqueda de un criterio dedemarcación aceptable como una tarea crucial de toda epistemología que esté endesacuerdo con la lógica inductiva. No admite que se interprete como un problema natural y muchomenos que se tenga la creencia de que el problema básico es descubrirdiferencia entre la ciencia empírica por una parte y la metafísica por otra,más bien entiende que la preocupación legítima es la de proporcionar unaconvención apropiada de investigación científica. Por ello, interpreta como unadesviación fundamental la preocupaciónde los positivistas de centrar su interés en el desarrollo de proposicionesreducible a proposiciones elementales, a las cuales caracterizan comodescripciones o imágenes de la realidad, este es un atributo de todaproposición con sentido.

En su argumentación advierte que lospositivistas en su afán de destruir la metafísica, “aniquilan juntamente conella la ciencia natural. Pues tampoco las leyes científicas pueden reducirselógicamente a enunciados elementales de experiencia” (Popper Op. Cit., P36). Supunto de vista lo formula al analizar los criterios de Wittgenstein en loscuales ve el peligro de que se rechacen leyes naturales que constituyen elobjeto del quehacer científico de muchas disciplinas. Y que nunca se aceptaríancomo enunciados auténticos o legítimos por considerarlo “pseudoproblema vació”.A dicha postura le responde con una cita de Schlick, cuando expresa que: “elproblema de la inducción consiste en preguntar por la justificación lógica delos enunciados universales acerca de la realidad…Reconocemos, con Hume, que noexiste semejante justificación lógica: no puede haber ninguna, por el simplehecho de que no son auténticos enunciados” (ibíd.).

Popper ve en el intento una debilidad alno poder trazar una clara división entre los sistemas científicos y losmetafísicos y un error al asignarles el mismo estatus a ambos sistemas. Esdecir, le dan categoría científica a lo que no la tiene, según su punto devista, convirtiendo a ambos en sistemas de “pseudoaserciones sin sentido”.Antes semejante tratamiento se plante lo siguiente:

Frentea estas estratagemas antimetafísicas —antimetafísicas en la intención, claroestá— no considero que haya de ocuparme en derribar la metafísica, sino, en vezde semejante cosa, en formular una caracterización apropiada de la cienciaempírica, o en definir los conceptos de «ciencia empírica» y de «metafísica» detal manera que, ante un sistema dado de enunciados, seamos capaces de decir sies asunto o no de la ciencia empírica el estudiarlo más de cerca (Popper Op.Cit., p. 37).

Plantea su criterio de demarcación comouna propuesta para un acuerdo o convención, condicionándola a que sea celebradaentre las partes que tienen cierta finalidad común a la vista. Entiende que esafinalidad debe ir “más allá de toda argumentación racional”. Asegura que suspropuestas serán rechazadas por aquellos que plantean “sistemas de enunciadosabsolutamente ciertos, irrevocablemente verdaderos, como finalidad de la ciencia…ylo mismo harán quienes ven “la esencia de la ciencia…en su dignidad” y en su“verdad y esencialidad reales” (Popper Op. Cit., P. 37). Entiende el análisisde las consecuencias lógicas como única vía de argumentación racional en apoyode su propuesta.

De manera que ve como primera tarea de lalógica del conocimiento la propuesta de un “concepto de ciencia empírico conobjeto de llegar a un uso lingüístico –actualmente algo incierto- lo másdefinido posible, y a fin de trazar una línea de demarcación clara entre la cienciay las ideas metafísicas” (Popper Op. Cit., P. 38).

1.6.LA EXPERIENCIA COMOMÉTODO

Dada la posibilidad de que existan osurjan muchos sistemas teóricos “cuya estructura lógica sea muy parecida a ladel sistema aceptado en un momento determinado como sistema de la cienciaempírica”, plantea que un sistema teórico empírico tendrá que satisfacer trescondiciones esenciales:

Hade ser sintético, de suerte que pueda representar un mundo no contradictorio,posible; en segundo lugar, debe satisfacer el criterio de demarcación…, esdecir, no será metafísico, sino representará un mundo de experiencia posible;en tercer término, es menester que sea un sistema que se distinga –de algunamanera- de otros sistemas semejantes por ser el que represente nuestro mundo deexperiencia (ibíd.).

Este sistema, que para él representará elmundo de la experiencia, se distinguirá porque resistirá las contrastaciones yaplicará el método deductivo que pretende analizar y describir. Queda claro,según sus palabras, “que la experiencia resulta ser un método distintivomediante el cual un sistema teórico puede distinguirse de otros; con lo cual laciencia empírica se caracteriza –al parecer- no sólo por su forma lógica, sinopor su método de distinción” (Popper pág.39). Como también esta es la manera enque los inductivistas justifican su método, deduce que la teoría delconocimiento, que se ocupa del análisis del método o del proceder de la cienciaempírica, puede describirse como “una teoría de lo que normalmente se llamaexperiencia” (Popper Op. Cit., p. 39).

1.7. LA FALSABILIDAD COMOCRITERIO DE DEMARCACIÓN

(Video) El falsacionismo de Karl Popper

Ve en la lógica inductiva un criterio dedemarcación que exige de todo enunciado de la ciencia empírica o con sentido,que sea susceptible “de una decisión definitiva con respecto a su verdad y a sufalsedad; podemos decir que tienen que ser (decidibles de modo concluyente)”. (ibíd.)Esto es, debe ser lógicamente posible su verificación o falsación. Parailustrar mejor este criterio, cita a Schlik con la siguiente aseveración: “unauténtico enunciado tiene que ser susceptible de verificación concluyente; y Waismann escribe, aún con mayorclaridad: «Si no es posible determinarsi un enunciado es verdadero, entonces carece enteramente desentido: pues el sentido de un enunciado es el método de su verificación” (Waismann citado por Popper P. 39).

Niega la existencia de la inducción y noadmite la inferencia de teorías a partir de enunciados singulares que estén“verificados por la experiencia” porque para él, “las teorías no son nuncaverificables empíricamente”. Entiende que si se quiere evitar que el criteriode demarcación elimine los sistemas teóricos de la ciencia natural, se debeelegir un criterio que admita en el dominio de la ciencia empírica, enunciadosque no puedan verificarse. En cambio acepta un sistema empírico que seasusceptible de contrastar la experiencia por falsabilidad de los sistemas. Estoes, que un sistema científico sea seleccionado en un sentido negativo por mediode contrastes de pruebas empíricas: “ha de ser posible refutar por laexperiencia un sistema científico empírico”.

Sustenta que su propuesta se basa en unaasimetría entre la verificabilidad y la falsabilidad y que la misma se derivade la forma lógica de los enunciados universales, nunca de enunciadossingulares, aunque pueden estar en contradicción con estos últimos. Entiendeque por medio de inferencias deductivas se puede argüir la verdad de enunciadossingulares o la falsedad de enunciados universales. “Una argumentación de estaíndole, que lleva a la falsedad de enunciados universales, es el único tipo deinferencia estrictamente deductiva que se mueve, como si dijéramos, en«dirección inductiva»: esto es, de enunciados singulares a universales” (PopperOp. Cit., p.41).

Admite que podría no falsarse de un modoconcluyente un sistema teórico, si se introduce con este propósito unahipótesis auxiliar o por cambio con el mismo propósito una definición, sepodría adoptar la posición de negarse a admitir cualquier experiencia falsadora.Expresa que su propuesta contiene una caracterización del método empírico, queexcluye aquellas vías de eludir la falsación. Sostiene que: “lo que caracterizaal método empírico es su manera de exponer a falsación el sistema que ha decontrastarse: justamente de todos los modos imaginables. Su meta no essalvarles la vida a los sistemas insostenibles, sino, por el contrario, elegirel que comparativamente sea más apto” (ibíd.).

Confía en que este criterio solucione elproblema de la validez de las leyes naturales, el cual entiende tiene su raízen la aparente contradicción existente en la tesis fundamental del empirismo,en el sentido de que sólo la experiencia puede decidir acerca de la verdad o lafalsedad de los enunciados científicos. Para él, esta contradicción se haceevidente, si se supone que: “todos los enunciados científicos empíricos han deser “decidibles de modo concluyente”, esto es, que, en principio, tanto suverificación como su falsación han de ser posibles” (ibíd.).

Si renunciamos a esta exigencia y admitimos comoenunciados empíricos también los que sean decidibles en un solo sentido—decidibles unilateralmente, o, más en particular, falsables— y puedan sercontrastados mediante ensayos sistemáticos de falsación, desaparece la contradicción:el método de falsación no presupone la inferencia inductiva, sino únicamentelas transformaciones tautológicas de la lógica deductiva, cuya validez no sepone en tela de juicio (Popper Op. Cit., p.42).

1.8. EL PROBLEMA DE LA BASE EMPÍRICA

Popper precisa que es necesario hacer usode los enunciados singulares para poder aplicar la falsabilidad como criteriode demarcación, lo que puede entenderse como un desplazamiento “de la cuestióndel carácter empírico de las teorías a la del carácter empírico de losenunciados singulares”. (ibíd.) Aun visto desde esa perspectiva, entiende quese ha conseguido algo:

En la práctica dela investigación científica la demarcación presenta, a veces, una urgenciainmediata en lo que se refiere a los sistemas teóricos, mientras que rara vezse suscitan dudas acerca de la condición empírica de los enunciados singulares (ibíd.).

Advierte que se puede cometer errores deobservación que den lugar a la formulación de enunciados singulares falsos, sinembargo, ve en el científico la capacidad de superar esa dificultad como parano confundir un enunciado singular empírico con uno metafísico. Puntualiza que:“los problemas de la base empírica –esto es, los concernientes al carácterempírico de enunciados singulares y a su contrastación- desempeñan un papel enla lógica de la ciencia algo diferente del representado por la mayoría de losdemás problemas” (ibíd.). Aclara que los problemas de base empírica pertenecencasi de pleno, a la teoría del conocimiento y gran parte de los otros problemasconsiderados, pertenecen o guardan relación con la práctica de lainvestigación.

Los problemas de base empírica, agrega,dan lugar a puntos obscuros, se generan por “las relaciones entre experienciasperceptivas y enunciados básicos”. La connotación del enunciado básico oproposición básica, es la de: “enunciado que puede servir de premisa en unafalsación empírica” (ibíd.). A las experiencias perceptivas se le ha atribuidola provisión de una justificación a los enunciados básicos, sustentando que losmismos están basados en dichas experiencias, mediante las cuales “se manifiestapor inspección la verdad de aquellos o que dicha verdad se hace patente en lasexperiencias mencionadas” (ibíd.).

Como puede deducirse de sus reflexiones,carece de valor científico la forma de validar, apoyado únicamente en laexperiencia perceptual y teniendo como criterio esencial la relación de ciertosenunciados básicos formulado y la experiencia perceptiva. No solo se pueden consideraroscuro, como lo expresa, sino tambiénsumamente débiles. No es razonable plantear la justificación de unenunciado con otro enunciado, esto parece producir un giro circular que no sealtera ni cambia, lo que no es científico, dado que lo normal es encontrar unarazón que justifica una afirmación a través de la contrastación.

1.9.OBJETIVIDAD CIENTIFICA Y CONVICCIÓN SUBJETIVA

Aunque está de acuerdo con que elconocimiento científico es objetivo, en el sentido de que solo es justificablecuando es producto de la contrastación, y de fácil comprensión para cualquierpersona en plena facultades mentales, mantiene que: “las teorías científicas noson nunca enteramente justificables o verificables, pero que son, no obstante,contrastables” (Popper Op. Cit., P.43). Aunque parezca una contradicción,sostiene que: “la objetividad de los enunciados científicos descansa en elhecho de que pueden contrastarse intersubjetivamente” (ibíd.). El criterio desubjetividad está referido a los sentimientos de convicciones, que pueden serexplicados por la psicología: “pueden surgir, por ejemplo, según leyes de la asociación, también pueden servirrazones objetivas como causas subjetivas del juzgar desde el momento en quereflexionamos sobre ellas y nos convencemos de su congruencia” (Popper Op.Cit., P. 44).

Atribuye a Kant el darse cuenta que:

Laobjetividad de los enunciados se encuentra en estrecha conexión con laconstrucción de teorías —es decir, con el empleo de hipótesis y de enunciadosuniversales—. Sólo cuando se da la recurrencia de ciertos acontecimientos deacuerdo con reglas o regularidades —y así sucede con los experimentos repetibles—pueden ser contrastadas nuestras observaciones por cualquiera (en principio).Ni siquiera tomamos muy en serio nuestras observaciones, ni las aceptamos comocientíficas, hasta que las hemos repetido y contrastado. Sólo merced a talesrepeticiones podemos convencernos de que no nos encontramos con una mera«coincidencia» aislada, sino con acontecimientos que, debido a su regularidad yreproducibilidad, son, en principio, contrastables intersubjetivamente (Ibíd.).

Insisteen que ningún hecho aislado o efecto aparente es tomado como un casocientífico, es una característica notoria la muestra de regularidad yreproductividad en el objeto de contratación. “En realidad, puede definirse el efecto físico científicamentesignificativo como aquél que cualquiera puede reproducir con regularidad sinmás que llevar a cabo el experimento apropiado del modo prescrito” (ibíd.). Aclaraque: “una experiencia subjetiva, o un sentimiento de convicción, nunca puedenjustificar un enunciado científico y de que semejantes experiencias yconvicciones no pueden desempeñar en la ciencia otro papel que el de objeto deuna indagación empírica” (PopperOp. Cit., p.45).

Por intenso que sea un sentimiento de convicción nunca podrá justificar unenunciado. Por tanto, puedo estar absolutamente convencido de la verdad de unenunciado, seguro de la evidencia de mis percepciones, abrumado por laintensidad de mi experiencia: puede parecerme absurda toda duda. Pero, ¿aporta,acaso, todo ello la más leve razón a la ciencia para aceptar mis enunciados?¿Puede justificarse ningún enunciado por el hecho de que K. R. P. estéabsolutamente convencido de su verdad? La única respuesta posible es que no, ycualquiera otra sería incompatible con la idea de la objetividad científica.Incluso el hecho —para mí tan firmemente establecido—de que estoyexperimentando un sentimiento de convicción, no puede aparecer en el campo dela ciencia objetiva más que en forma de hipótesispsicológica (ibíd.).

ParaPopper es determinante el hecho de que si consideramos los enunciadoscientíficos objetivos, exijamos a aquellos que pertenecen a la base empírica dela ciencia que también sean objetivos. O sea, contrastables intersubjetivamente.Lo que equivale a decir, que: “a partir de los enunciados que se han de sometera contraste, puedan deducirse otros también contrastables” (ibid.).

Portanto, si los enunciados básicos han de ser contrastables intersubjetivamente asu vez, no puede haber enunciadosúltimos en la ciencia: no pueden existir en la ciencia enunciadosúltimos que no puedan ser contrastados, y, en consecuencia, ninguno que nopueda —en principio— ser refutado al falsar algunas de las conclusiones que seaposible deducir de él (ibíd.).

Estos planteamientos dan paso a laaseveración de que los sistemas teóricos se contrastan deduciendo de ellosenunciados de un nivel de universalidad más bajo, dado que han de sercontrastados intersubjetivamente. Pero, “el método deductivo de contrastar nopuede estatuir ni justificar los enunciados que se contrastan, ni se pretendeque lo haga; de modo que no hay peligro de una regresión infinita”. Aunquereconoce la necesidad de que todo enunciado científico sea contrastable, noexige que todos sean contrastado para aceptarlo, pero sí que sea susceptible decontratación, dado que cree que existen enunciados cuya verdad haya que aceptarcon resignación porque no parezca posible someterlo a contaste.

1.10.SOBRE EL PROBLEMA DE UNA TEORÍA DEL METODO CIENTÍFICO

Es importante la relación que estableceentre la epistemología o la lógica de la investigación científica y la teoríadel método, en la que reconoce una identificación en la elección del método o métodos y los enunciados científicos. Todo vaa depender de la meta que se elija. En su caso, deja claro que las reglaspropuestas son adecuadas a lo que se llama el método empírico y están unidasestrechamente al criterio sostenido de demarcación. Tales reglas deben darnosla seguridad de que los enunciados científicos serán contrastables y falsables.

(Video) El Falsacionismo de Karl R Popper

1.1.1. POR QUÉ SON INDISPENSABLES LAS DECISIONES METODOLÓGICAS

Al partir de la pregunta básica de “¿Quéson las reglas del método científico, y por qué las necesitamos?” se haceevidente las dos concepciones en discusión, la que entiende representan lospositivistas y la que él representa, que explica en los siguientes términos:

Muy distinta será la que presenten los que tienden apensar (como yo hago) que la característica distintiva de los enunciadoscientíficos reside en que son susceptibles de revisión (es decir, en el hechode que pueden ser sometidos a critica y remplazados por otros mejores): los queconsideran que su tarea consiste en analizar la peculiar capacidad del progresode la ciencia, y el modo característico en que –en las situaciones cruciales-se lleva a cabo una elección entre sistema teóricos contrapuestos (Popper Op.Cit., p.48).

En su comprensión sobre la postura de lospositivistas y quienes le siguen, ve la necesidad de que tal pregunta seresponda con enunciados que satisfagan determinados criterios lógicos o puedanverificarse. Se declara dispuesto a aceptar un análisis lógico de las teorías,sin tomar en cuenta el modo como cambian o se desarrollan, con la salvedad deque el mismo “no arroja luz sobre aquellos aspectos de las ciencia empírica queyo, al menos, tanto estimo”. El problema radica en que un hecho científicopuede ser defendido de forma dogmática, con todo lo que ello conlleva, entreotras, minimización de los resultados de las investigaciones, poco confiables,llevar las discrepancias al hecho formal o de apariencia, etc. Pueda que no seacepte nunca prueba alguna, porque nunca nos satisfacen, aunque se desgaste elnúmero de seguidores con el tiempo. Ninguna demostración alcanzará convertirseen una demostración estricta

Si caracterizamos la ciencia empírica únicamente por laestructura lógica o formal de sus enunciados, no seremos capaces de excluir desu ámbito aquella forma tan difundida de metafísica que consiste en elevar unateoría científica anticuada al rango de verdad incontrovertible (ibíd.).

1.1.2.PLANTEAMIENTO NATURALISTA DE LA TEORÍA DEL MÉTODO

Popper hace varias observaciones en lapostura de los positivistas respecto al método, con las cuales procura poner enevidencia el desprecio y la poca valoración que hacen del mismo como forma dejustificar y afianzar sus firmes convicciones empiristas:

“Niegantoda posibilidad de que existan problemas con sentido fuera de la cienciaempírica”; “le complace pensar que debería existir una verdadera teoría de delconocimiento, una epistemología o metodología”; “no quiere ver en los problemasfilosóficos planteados más que “pseudoproblemas” o “rompecabezas”. Ahora bien,este deseo suyo…no lo expresa como un deseo o como una propuesta, sino como elenunciado de un hecho que puede satisfacer siempre; pues no hay nada más fácilque “desenmascarar” un problema tratándole de“carente de sentido” o de “pseudoproblema” ( Popper Op. Cit., P. 49).

Apunta que al atribuirle sentidoúnicamente a lo natural, toda discusión de otra naturaleza se convierte en algosin sentido. Expresa que: “una vez que ha subido al trono el dogma del sentidoqueda elevado para siempre por encima de los combates; ya no es posibleatacarlo”. Ve una actitud de indiferencia antes las discusiones filosóficas ysólo les interesan las ciencias empíricas, en las cuales la experiencia seconstituye en un programa, no un problema. Visto así, la experiencia entonces,es el método legítimo de las ciencias empíricas. Lo que da razón al entendidode que solo “existen dos clases de enunciados: las tautologías lógicas y losenunciados empíricos”. Vista desde esta perspectiva la concepción del métodoreduce a la ciencia empírica o naturalista, lo que explica del siguiente modo:

La metodología naturalista (llamada en ocasiones «teoríainductiva de la ciencia») tiene su valor, sin duda: una persona que estudie lalógica de la ciencia puede muy bien interesarse por ella y sacar grandesenseñanzas. Pero lo que yo llamo metodología no debe tomarse por una cienciaempírica. No creo que sea posible decidir, empleando los métodos de una cienciaempírica, cuestiones tan disputadas como la de si la ciencia emplea realmente ono un principio de inducción. Y mis dudas crecen cuando recuerdo que siempreserá un asunto a resolver por una convención o una decisión el de a qué cosahemos de llamar una «ciencia» o el de a quién hemos de calificar de«científico» (Popper Op. Cit., P.51).

Al considerar el uso de dos sistemasdistintos de reglas metodológicas, en los que uno de ellos está dotado de unprincipio de inducción y otro no, plante que se puede examinar el principio unavez introducido y ver si da lugar a incoherencias o incompatibilidades y siresulta útil o realmente se necesita. Su conclusión fue que no le resultabaútil y prefería prescindir del mismo. No rechaza su empleo en la ciencia, perolo consideraba innecesario por entender que no servía de nada y generabaincoherencias. Atribuía una falta de visión crítica a los naturalistas alproponer lo que consideraba una convención que fácilmente terminaba en undogma.

1.1.3. ALGUNAS OBJECIONESCONVENCIONALISTAS

Popper advierte sobre las objeciones quese harán contra su propuesta de adoptar la falsabilidad como criterio paradecidir si un sistema teórico pertenece o no a la ciencia empírica y cree quetales objeciones serían formuladas por los denominados convencionalistas.Entiende que para estos, la naturaleza se nos muestras con una “íntimasencillez estructural de nuestro mundo bajo su apariencia de una desbordantevariedad” (Popper Op. Cit., P76). Esa sencillez llevó a Kant y a sus seguidores a plantear que: “quienimpone sus leyes a la Naturaleza es nuestro propio intelecto” y, precisa, que: “elconvencionalista califica a aquella de creación nuestra: para él, sin embargo,no es un efecto de las leyes de nuestros propio intelecto en su auto-imposiciónsobre la Naturaleza,con lo que esta se convertirá en algo muy sencillo” (ibíd.). De sus reflexionesse deduce que percibe en los convencionalistas la noción de complejidad en lanaturaleza y de sencillez en sus leyes porque estos últimos sostienen que las leyesson libres creaciones nuestras. Al decir de Popper, ellos entienden las leyesde la naturaleza del siguiente modo:

Invenciones,decisiones arbitrarias y convenciones nuestras…la ciencia natural teórica no esuna imagen de la Naturaleza,sino una mera construcción lógica; y no son las propiedades del mundo las quedeterminarían esta construcción, sino que —por el contrario— precisamente esésta la que determina las propiedades de un mundo artificial, un mundo deconceptos definidos implícitamente por las leyes naturales que hemos elegido.Sólo de semejante mundoes del que habla la ciencia (ibíd.).

En su análisis de la posturaconvencionalista, Popper resalta que las leyes de la naturaleza establecida porlos primeros, no son falsables por la observación, dado que estas sonnecesarias para la determinación de laobservación y las mediciones científicas. Esas leyes son el patrón de medidas yson las que determinan lo que es científico o no; de modo que, todo conducirá aotorgar valorar científico a los hechos o fenómenos que se identifique o seaproximen a las leyes naturales establecidas por el hombre. Si es así, estamosentrampados en nuestros propios puntos de vista y no podremos conocer lasverdaderas leyes que posee la naturaleza y la que la ciencia está llamada adescubrir.

El ejercicio de creación de ciertasconvenciones que delimiten lo puramente teórico y la experiencia ha sido degran ayuda, los esquemas teóricos y el razonamiento deductivo han permitidosplanear bajo su óptica las diferentes acciones y operaciones registradas en elquehacer científico. Popper ve en el convencionalismo “un sistema completo ydefendible, y no es fácil que tengan éxito los intentos de descubrir en élincoherencias”. Sin embargo, a pesar de todo ello, lo encuentra “totalmenteinaceptable; subyace a él una teoría de la ciencia, de su finalidad y sus propósitos,radicalmente distinta de la mía”. Las razones que distancian a Popper de losconvencionalistas, radica en que él no persigue en la formulación de supropuesta alcanzar un conocimiento cierto y definitivo: “mientras que yo nopido a la ciencia ninguna certidumbre definitiva (y, en consecuencia, no la encuentro), elconvencionalista busca en ella «un sistema de conocimientos apoyado en razonesúltimas”.

Tal y como lo ve, ambas visiones teóricasy metodológicos, pueden compartir criterios para alcanzar la meta sin grandesconflictos en los periodos normales; más que en el plano académico. Esto serádiferente en los períodos de crisis, porque el sistema tenderá a resguardarsemediante el apego a su misma naturaleza concepcional. Esto lo expresa delsiguiente modo:

Siempre que el sistema «clásico» del momento se veaamenazado por los resultados de nuevos experimentos que podrían interpretarsecomo falsaciones desde mi punto de vista, el mismo sistema presentará unaspecto impasible para el convencionalista: dará una explicación que eliminarálas incompatibilidades que puedan haber surgido, tal vez inculpando a nuestroimperfecto dominio del sistema; o acabará con ellas sugiriendo la adopción ad hoc de ciertas hipótesisauxiliares, o quizá la ejecución de ciertas correcciones en nuestros aparatosde medida ( Popper Op. Cit., P.77).

Esta concepción fasacionista permite a suautor saludar las épocas de crisis, porque da la oportunidad de esclarecer lafinalidad de la ciencia y, sobre todo, porque ve en ello la oportunidad delsurgimiento de nuevos sistemas científicos que ayudarán a lograr nuevosdescubrimiento. “un experimento falsador despertará nuestro máximo interés, loacogeremos como un éxito, por habernos abierto nuevas perspectivas sobre unmundo de nuevas experiencias” (ibíd.). Con una visión tan optimista, es lógicoque se tenga la convicción de que quien se apega a un sistema de convencionescomo la descrita, perciba la caída de ese mundo conceptual de la ciencia y seaferre a un sistema más sencillo o como él le llama al sistema clásico.

1.1.4. REGLAS METODOLÓGICAS

Llama poderosamente la atención, que unafigura intelectual de la estatura de Karl Popper, reconozca que existe laposibilidad de que su teoría esté afectada por la ambigüedad, y que admita quees difícil determinar a través del análisisde su forma lógica, si un sistema de enunciados es convencional de definiciones implícitas irrefutables o sies un sistema empírico. El esclarecimiento e identificación de los mismos estáasociado al uso de método, al cual se hará referencia más adelante. Antes, convienecitar debidamente el texto en cuestión, como forma de mostrar como aborda loque podría considerarse una debilidad o una muestra de humildad intelectual:

Admito que micriterio de falsabilidad no nos conduce a una clasificación desprovista de ambigüedades;en realidad, mediante el análisis de su forma lógica es imposible decidir si unsistema de enunciados es un sistema convencional de definiciones implícitasirrefutables o si es un sistema empírico (en el sentido que yo doy a estapalabra: es decir, si es refutable). Sin embargo, esto equivale a indicar quemi criterio de demarcación no puede ser aplicado inmediatamente a un sistema de enunciados (Popper Op.Cit., P.78).

Ladeterminación de si es convencional o empírico viene dado por el métodoaplicado al sistema teórico. “El único modo de eludir el convencionalismo estomar una decisión: la de no aplicar sus métodos. Decidimos que, en el caso deque se presente una amenaza para nuestra teoría, no la salvaremos por ningúngénero de estratagema convencionalista”. (ibíd.) No salvarla significa evitarjustificaciones, actualizaciones que garanticen su supervivencia o procurar“correspondencia con la realidad”. Al plantear una hipótesis determinada no esdifícil salvarla con un pequeño giro suave que haga posible su vigencia, estoes posible aunque no ayude significativamente ni al investigador ni a laciencia. Las preguntas interesantes demandan respuestas interesantes y estas selogran usando métodos interesantes o novedosos. No se trata de satisfacercaprichos mentales, de evitar sentirse derrotados teóricamente o de crearteorías infalibles, la ciencia avanza superando los escollos y creandosoluciones factibles para cada ocasión.

(Video) ¿Qué es el FALSACIONISMO? Karl POPPER- Epistemología

Con objeto de formular reglas metodológicas que eviten laadopción de estratagemas convencionalistas sería conveniente familiarizarnoscon las diversas formas que pueden adoptar tales estratagemas, de modo quepodamos salir al paso de cada una de ellas moviendo nuestras piezas del modoanticonvencionalista apropiado. Además, deberíamos decidir que siempre queencontremos un sistema que se ha rescatado gracias a una estratagemaconvencionalista, lo someteremos de nuevo a contraste —y lo rechazaremos si lascircunstancias lo exigen (Popper Op. Cit., P.79).

Si algo tiene especial significación en supropuesta es que se cuidad de no hacer uso de ninguna fórmula que tienda a darindicio de salvación o resguardo de su teoría. Por ello procura establecerreglas para el uso de las hipótesis auxiliares, en la que se contempla laeliminación de aquellas hipótesis que disminuyen el grado de falsabilidad ocontrastabilidad del sistema. Su introducción implicaría su reforzamiento. Laintroducción de una nueva hipótesis debe ir encaminada a lacreación de un nuevo sistema.

Siempre que se introduzca una nuevahipótesis ha de considerarse que se ha hecho un intento de construir un nuevosistema, que debería ser juzgado siempre sobre la base de si su adopciónsignificaría un nuevo progreso en nuestro conocimiento del mundo (Popper Op.Cit., P. 79).

Sin embargo, se debe tener cuidado de noasumir que toda hipótesis auxiliar cumple una función justificadora o deiniciadora de nuevos paradigma teórico, él mismo se ocupa de señalarlo con lassiguientes observaciones:

Podemosmatizar nuestra regla metodológica haciendo la advertencia de que no es precisorechazar como convencionalista toda hipótesis auxiliar que no llegue asatisfacer nuestra norma; en particular, existen enunciados singulares, que propiamente nopertenecen en absoluto a la teoría: a veces se los denomina (hipótesisauxiliares», y aunque se introducen en beneficio de la teoría son enteramenteinofensivos. (Como ejemplo cabe citar la asunción de que una observación omedición determinada que no es posible repetir pueda deberse a un error (PopperOp. Cit., P.80).

En esta dirección también maneja las definiciones “explicitas,mediante las cuales se da sentido a los conceptos de un sistema de axiomas abase de otro sistema de menor universalidad”. Entiende que “pueden permitirsecambios en tales definiciones, si es que resultan útiles; pero debenconsiderarse como modificaciones del sistema, que ha de ser examinado acontinuación de nuevo, como si fuese otro”. Relacionado con esta parte, seencuentran lo que denomina nombres universales sin definir, que lo asocia a losconceptos temporales.

Conceptos no definitivos que aparezcan únicamente enenunciado de máximo nivel de universalidad, y cuyo empleo esté fijado por elhecho de que sepamos la relación lógica en que se encuentran con otrosconceptos, con los cuales podían eliminarse en el curso de la deducción (ibíd.).

Otroaspecto a considerar sería: “que hayan otros conceptos sin definir queaparezcan también en enunciados de un nivel de universalidad más bajo, y cuyo sentidoesté fijado por el uso” (ibíd.).

1.1.5.INVESTIGACIÓN LÓGICA DE LA FALSABILIDAD

Según su criterio, se puede caracterizar“la falsabilidad de una teoría por las relaciones lógicas que existan entreella y la clase de los enunciados básicos”. Cuando hace referencia al sistemade enunciados básicos, se refiere a aquel que contiene todos los enunciadossingulares coherentes dotados de cierta forma lógica, no necesariamente alsistema de enunciados que goza de aceptación general. Esta condición hace posible que en tal sistema se reúnanmuchos enunciados no compatibles entre sí.Sin embargo, no todos servirán para el propósito perseguido ni seránutilizados, “esto quiere decir que hemos de apoyar nuestra definición en unaclase particular de enunciados singulares: y este es, justamente, el propósitopara el que necesitamos los enunciados básicos” Popper Op. Cit., PP. 81y82).

Alreconocer lo difícil que se hace indicar en forma detallada la maneracomo se puede utilizar un sistema teórico complejo para deducir enunciadossingulares o básicos, propone una definición y es la siguiente:

Sellama empírica o falsable a una teoría cuando divide de modo inequívoco laclase de todos los posibles enunciados básicos con los que es incompatible (o,a los que excluye o prohíbe), que llamamos la clase de los posibles falsadoresde la teoría: y, en segundo lugar, la clase de los enunciados básicos con losque no está en contradicción (o que permite) (Popper Op. Cit., P. 82).

Apunta que la condición para que una teoríasea falsable es que “su posibles falsadores no sea una clase vacía”. Así mismo,plantea que una teoría hace afirmaciones únicamente acerca de sus posiblesfalsadores.

1.1.6.FALSABILIDAD Y FALSACIÓN

En esta parte, importa mucho laconceptualización de ciertos términos, no solo porque es de rigor científico,sino por su contenido esencial. En el caso de la falsabilidad, la emplea parahacer referencia a criterio de carácter empírico de un sistema de enunciados;en tanto que la falsación, su uso lleva adicionado “reglas especiales quedeterminen en qué condiciones debemos considerar falso un sistema”. Enfatiza enque una teoría solo será falsada si se acepta enunciados básicos que lacontradigan y agrega al respecto que:

Estacondición es necesaria, pero no suficiente, pues hemos visto que losacontecimientos aislados no reproducibles carecen de significación para laciencia: así, difícilmente nos inducirán a desechar una teoría —por falsada—,unos pocos enunciados básicos esporádicos; pero la daremos por tal sidescubrimos un efecto reproducible quela refute; dicho de otro modo: aceptamos la falsación solamente si se propone ycorrobora una hipótesis empírica de bajo nivel que describa semejante efecto, ypodemos denominar a este tipo de hipótesis una hipótesis falsadora (Popper Op. Cit., P.83).

La exigencia de que la hipótesis falsadorasea empírica es una condición particular, que hace posible la relación lógicacon respecto a los posibles enunciados básicos. Esto se puede considerar comola forma lógica de la hipótesis. En relación a la corroboración de la teoría,tiene que ver con el nivel de contrastaciones a que se halla sometidoconfrontado los enunciados básicos aceptados. En relación a estos últimos, nosdice que desempeñan dos papeles y son los siguientes:

Poruna parte, hemos empleado el sistema de todos los enunciados básicos lógicamente posibles con objeto deobtener, gracias a ellos, la caracterización lógica que íbamos buscando —la dela forma de los enunciados empíricos—. Por otra, los enunciados básicos aceptados constituyen la base para lacorroboración de las hipótesis; si contradicen a la teoría, admitimos que nosproporcionan motivo suficiente para la falsación de ésta únicamente en el casode que corroboren a la vez una hipótesis falsadora (Popper Op. Cit., P.84).

1.1.7. FALSABILIDAD Y COHERENCIA

Lafalsabilidad al igual que cualquier sistema teórico exige coherencia internapara ser falsable, dado que, como él mismo expresa: “el requisito de lacompatibilidad o coherencia desempeña un papel esencial entre todos los que hande satisfacer los sistemas teóricos, o los sistemas axiomáticos. Puedeconsiderársele la primera condición que ha de cumplir todo sistema teórico, yasea empírico o no” (Popper Op. Cit., P.88). Señala que, aunque con ciertafrecuencia utilizamos enunciados que son falsos y los empleamos para lograrciertos propósitos, se debe rechazar cualquier sistema que sea contradictorioporque será falso.

Apunta que: “caeremos en la cuenta de laimportancia que tiene el requisito de coherencia si nos percatamos de que lossistemas contradictorios no nos proporcionan ninguna información, pues podemosdeducir de ellos la conclusión que nos plazca” (ibíd.). Como bien claro loestablece, no son los criterioscompatible o deductibles los que posibilitan la discriminación de losenunciados, dado que todos son deductibles. Los que sí que permite un sistema coherente es sudivisión en dos:

Losque le contradicen y los que son compatibles con él (entre estos últimos seencuentran las conclusiones que se pueden deducir del sistema). Es ésta larazón por la que la coherencia constituye el requisito más general que han decumplir los sistemas, ya sean empíricos o no lo sean, para que puedan teneralguna utilidad (ibíd.).

A los sistemas empírico le exige doscondiciones: deben ser compatible y falsable. De ellas se espera efectosanálogos. Entiende que los enunciados contradictorios carecen de la capacidadde discriminación “entre dos enunciados cualesquiera (de la totalidad de todoslos enunciados posibles)”. Y por otro lado, “los que no satisfacen la condiciónde falsabilidad no son capaces de efectuar discriminación entre dos enunciadoscualesquiera que pertenezcan a la totalidad de todos los enunciados empíricosbásicos posibles”.

(Video) Karl Popper, Falsacionismo; Criterio de Demarcación, que es y que no es Ciencia

FAQs

KARL R. POPPER Y SU TEORIA DEL FALSACIONISMO? ›

Popper resumió su modo de pensar en el concepto falsacionismo. La idea es así: una afirmación es falsable si es que es posible (aunque sea sólo en teoría) diseñar un experimento tal que uno de los potenciales resultados de ese experimento es que la afirmación sea falsa.

¿Qué dice Karl Popper sobre el falsacionismo? ›

El método falsacionista de Popper establece criterios de demarcación entre ciencia y metafísica, y propone un procedimiento para someter a prueba la validez de las teorías científicas. Desde su punto de vista epistemológico, Popper formula críticas al marxismo, al que descalifica con variados argumentos.

¿Quién es Karl Popper y cuál es su teoría? ›

Karl Raimund Popper (Viena, 28 de julio de 1902-Londres, 17 de septiembre de 1994) fue un filósofo y profesor austriaco, nacionalizado británico, célebre por haber fundado el falsacionismo y por sus teorías de la falsabilidad y el criterio de demarcación.

¿Cuál es el pensamiento de Popper? ›

La propuesta de Popper se basa en la asimetría entre verificabilidad y falsabilidad, en el sentido que la verdad de los enunciados universales no puede derivarse de la verdad de los enunciados singulares, pero sí es posible de la verdad de estos últimos establecer la falsedad de los primeros.

¿Cuál es el aporte de Karl Popper? ›

Popper dio al concepto de comprobación experimental una interpretación nueva. Lo verdaderamente importante no era el hecho de que la observación de Eddington implicara la validez de la teoría general de la relatividad, sino que la teoría general de la relatividad era susceptible de ser comprobada.

¿Cuál es la finalidad de la ciencia según Karl Popper? ›

Popper dice que la racionalidad de la ciencia consiste en la elección de nuevas teorías y el desarrollo deductivo de las mismas. La contrastación de las teorías permite ensayar nuevas propuestas y aprender de nuestros errores, y ésta es la manera como se aumenta el conocimiento científico.

¿Qué es una teoría para el falsacionismo? ›

El falsacionismo es una doctrina epistemológica aplicada a las ciencias que propone la falsabilildad como criterio para distinguir lo que es ciencia de lo que no. Como tal, es una teoría filosófica obra del metodólogo Karl Popper, postulada en 1934 en su obra La lógica de la investigación científica.

¿Qué es la teoría de la falsabilidad? ›

En filosofía de la ciencia, la falsabilidad o refutabilidad es la capacidad de una teoría o hipótesis de ser sometida a potenciales pruebas que la contradigan. Es uno de los dos pilares del método científico, siendo la reproducibilidad el otro.

¿Qué es el falsacionismo ejemplos? ›

Se denomina falsacionismo a la doctrina filosófica que postula a la falsabilidad como un principio para distinguir entre lo científico y aquello que no lo es. La falsabilidad, por su parte, alude a la condición de falsable: que puede ser falsado (refutado o desmentido).

¿Qué propone Popper frente a los modelos de la ciencia? ›

Por todo ello, Popper cree en el avance progresivo de la ciencia y propone, como criterio de demarcación, que propicie la mejora gradual y creciente de la investigación, el falsacionismo : "No exigiré que un sistema científico pueda ser seleccionado, de una vez para siempre, en un sentido positivo; pero sí que sea ...

Videos

1. 2.2. Falsacionismo y deducción. El camino del Racionalismo Crítico (Karl Popper)
(Carlos Esteban Fernández Gómez)
2. Karl Popper--- Teoría Falsacionismo
(Cristóbal Reyes Tomalá)
3. Unidad 6 - El falsacionismo de K. Popper
(Epistemología General UNMdP)
4. Karl Popper: El Falsacionismo
(Augusto Trujillo)
5. FALSACIONISMO de Karl Popper Ejemplos (2da parte) 🛑 - CURSO IPC #22 IPC CBC UBA - Catedra Miguel
(La Academia de Prebble)
6. ❎ FALSACIONISMO de Karl #Popper: ¿qué es CIENCIA y qué es PSEUDOCIENCIA?🧑🏾‍🔬🔮
(FILOSOFÍA CLICHÉ)

You might also like

Latest Posts

Article information

Author: Gov. Deandrea McKenzie

Last Updated: 10/16/2022

Views: 6240

Rating: 4.6 / 5 (46 voted)

Reviews: 93% of readers found this page helpful

Author information

Name: Gov. Deandrea McKenzie

Birthday: 2001-01-17

Address: Suite 769 2454 Marsha Coves, Debbieton, MS 95002

Phone: +813077629322

Job: Real-Estate Executive

Hobby: Archery, Metal detecting, Kitesurfing, Genealogy, Kitesurfing, Calligraphy, Roller skating

Introduction: My name is Gov. Deandrea McKenzie, I am a spotless, clean, glamorous, sparkling, adventurous, nice, brainy person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.